Blog

Procesando la Ira con Éxito

Podemos explorar la ira de varias maneras con un resultado positivo o negativo. Puede causar relaciones curativas y productivas, o todo lo contrario, sin esperanza de relaciones de calidad y salud óptima. La elección es nuestra. Un poco de ira es inevitable e incluso saludable por un tiempo. La forma en que lo procesamos genera un resultado bueno o malo. Después de reconocer la causa de nuestra ira, debemos elegir sabiamente nuestra respuesta. Este artículo explora los factores que deberían influir en nuestra respuesta.

¡Verificación de la Realidad!

Aclaración

Primero, podemos hacernos preguntas cuando nos enojamos, y luego obtener una aclaración sobre cuál sería la mejor respuesta. Las respuestas a estas preguntas nos permiten manejar nuestra ira de manera más efectiva.

  • ¿Cómo vería esto otra persona objetiva?
  • ¿Es precisa mi evaluación?
  • ¿Hay otra forma de ver la situación o necesito hacer preguntas aclaratorias?
  • ¿Pensaría diferente después de salir a caminar, dormir o comer una comida saludable?
  • ¿Qué es exactamente lo que me está haciendo enojar? Las personas tienen derecho a formarse opiniones.
  • ¿Me siento amenazado o inferior por esta persona o incidente? ¿Es aceptable para mí sentirme así?
  • ¿Un patrón de pensamiento distorsionado alimenta mi ira?
  • ¿Qué miedo subyacente revela esta ira en mí y en el delincuente?
  • ¿Es esta ofensa realmente una violación de principios?
  • ¿Es mi ira justificada o inapropiada?
  • ¿Hice algo para contribuir al problema?

¡Distinga entre ira apropiada e inapropiada!

Una violación de un derecho otorgado por Dios puede conducir a una ira apropiada e inapropiada. La ira apropiada puede deteriorarse en ira inapropiada si se expresa en formas peligrosas. Las necesidades legítimas también pueden deteriorarse en demandas egoístas cuando somos egocéntricos. La ira que resulta del abuso es apropiada. No estar enojado con tal abuso indica que tenemos algún tipo de lobotomía frontal en nuestro cerebro, en cuyo caso dejamos de ser completamente humanos. Nos hemos vuelto insensibles en nuestra búsqueda para volvernos inaccesibles al dolor. No sentimos las emociones tanto como solíamos. Sin embargo, la ira legítima, cuando no se procesa adecuadamente, pervertirá nuestro juicio, nos esclavizará y reducirá en gran medida nuestra utilidad y disfrute de la vida.

Persona VS. Ideas

El hecho de no diferenciar entre una persona y sus ideas es una causa frecuente de ira inapropiada. ¿Cuántas amistades de toda la vida se han cortado sobre política, por ejemplo? A veces reaccionamos con enojo a la supuesta opinión de otra persona. Puede que nos disgustemos o rechacemos intensamente las ideas o la filosofía de otra persona, pero aún podríamos disfrutar de la amistad o al menos de una relación civil con él.

Nuestra Propia Incapacidad

Luego está el enojo frustrado inapropiado que podemos sentir cuando no tenemos la capacidad o los recursos para ayudar a otra persona. No solo permitimos este enojo autodirigido, sino que con frecuencia lo proyectamos sobre la persona a la que nos gustaría ayudar. Estamos enojados con él por presentar un problema que no podemos resolver.

Cambia tu Evaluación

Nuestro conocimiento de cualquier situación dada es limitado. ¡Reúna más información antes de tomar una decisión! Las distorsiones cognitivas pueden alimentar y exagerar la ira y la depresión. ¿Te estás enfocando únicamente en lo negativo y excluyendo lo positivo? ¿Estás leyendo la mente o los motivos de otra persona? ¿Estás tomando las limitaciones de tiempo, energía o comprensión de otra persona personalmente? ¿Establece requisitos arbitrarios y poco realistas para los demás y luego se enoja cuando no están a la altura? O sienta que nadie puede hacerlo mejor que usted para que siempre esté disponible. ¡Todos tienen distorsiones cognitivas (incluido el autor)! Para manejar la ira con éxito y deshacerse de ella, debemos reconocer y refutar cualquier patrón de pensamiento distorsionado por lógica, oración, consejo o promesas bíblicas.

Diferimos tanto en disposición, hábitos, educación, que nuestras formas de ver las cosas, analizar problemas y evaluar oportunidades varían. Juzgamos de manera diferente. Nuestra comprensión de la verdad, nuestras ideas con respecto a la conducta de la vida, no son iguales en todos los aspectos.

Identifique el Problema Real

Necesitamos encontrar una comprensión clara del problema subyacente o causa de nuestra ira. En muchas situaciones, las personas han desarrollado un aura emocional alrededor del problema que dificulta su definición. El consejo objetivo puede ayudar a penetrar en esta nube y permitirnos concentrarnos en la verdadera ocasión de nuestro enojo. También es muy curativo centrarse en la causa real de nuestro dilema, y ​​no enjuiciar al delincuente por sus defectos, ni proyectar nuestra respuesta emocional sobre él.

Tres Pasos (e historias) Para Resolver la Ira con Éxito

Reconozca el valor del Problema

Necesitamos admitir que abrigamos la ira (si ese es el caso) y deshacernos de ella para recuperar una perspectiva positiva. La ira es una excelente oportunidad para reevaluar nuestros valores y prioridades.

Elige tus valores antes de enojarte. ¿La autoprotección supera la honestidad? ¿Tener razón usurpa la amabilidad? ¿Aprecio el poder sobre los demás y posiciono más que la humildad? No estamos en una posición ventajosa a menos que actuemos a partir de valores bíblicos previamente elegidos en armonía con Dios.

El soldado Desmond Doss fue reconocido como un héroe de la Segunda Guerra Mundial durante muchas décadas porque el presidente Truman le había otorgado la prestigiosa Medalla de Honor. Cuando se alistó en el ejército como médico no combatiente, sus compañeros de litera lo maltrataron. Cuando Doss se arrodilló para orar, sus compañeros se burlarían de él arrojándole zapatos o haciendo comentarios crueles. Doss se negó a llevar un arma y decidió no matar a un soldado enemigo. Su oficial al mando intentó que lo juzgaran por guardar el sábado. Doss simplemente continuó cumpliendo sus deberes diarios fielmente mientras cuidaba las dolencias de sus compañeros soldados. Poco a poco, se ganó el respeto de algunos en su pelotón. En la batalla de Okinawa, Japón, bajo el fuego enemigo, Doss se arrastró por una colina empinada y rescató entre cincuenta y cien hombres. Ayudaría a cualquier soldado herido que pudiera, estadounidense o japonés. En un momento, la metralla múltiple entró en su cuerpo y ya no podía caminar. Mientras lo llevaban en una camilla, vio a otro soldado herido que estaba peor que él. Doss ordenó que su asistente lo sacara de la camilla y llevara el soldado más gravemente herido, mientras que Doss esperaba que regresaran. Doss finalmente logró arrastrarse a un lugar seguro.1

Tratar con la ira de los demás o la nuestra requiere coraje. Doss predicó valores de fe, bondad, servicio desinteresado y obediencia a Dios. Esos ideales le permitieron sobrevivir a la rudeza de los demás. ¿Qué valores y prioridades has elegido?

¡Sea el Primero!

La ira también nos reta a ser audaces y no permitir que otros nos definan. Era tarde en la noche y yo era el único paciente en recuperación que esperaba volver a casa. Al mirar la etiqueta con el nombre de mi enfermera, pregunté: «Entonces, Jenifer, ¿qué te llevó a entrar en la noble profesión de enfermería?» Jenifer respondió sin dudar: «Siempre he sido una persona afectuosa. Cuando tuve mi primer bebé, las enfermeras me trataron con brusquedad. Decidí que ningún ser humano debería recibir ese tipo de tratamiento. Sería una de las enfermeras que realmente se preocupaba por los enfermos y marcaba la diferencia”. Pienso en la respuesta de Jenifer cuando siento la tentación de enfurruñarme y quejarme por falta de comunicación o un comentario desagradable. Me recuerda que puedo elegir no dejar que la rudeza o el maltrato de otra persona me definan. Puedo aprovechar la oportunidad con la respuesta que hace de este mundo un lugar mejor.

Vea la Humildad como una Virtud

Habrías admirado a Valerie, de diez años, incluso si fuera una niña con retraso en el crecimiento con múltiples deformidades. Aunque se movió torpemente debido a sus discapacidades, Valerie poseía una sonrisa muy atractiva que iluminó la sala del hospital donde se quedó. Caminando por la sala, ayudó a otros niños. Su padre la llamaba «Hermosa» cuando la visitaba a menudo. Su madre rara vez se aventuraba a llamar. Cuando una persona grosera soltó la pregunta: «¿Qué te pasa?», Ella respondió: «Me encantaría decirte si tienes todo el día». ¡Pero si solo tienes unos minutos, te diré lo que es hermoso de mí! ”2

La humildad nos hace reconocer nuestra debilidad y rechazo. Igualmente importante, la humildad nos permite concentrarnos en nuestras fortalezas y encontrar un servicio aceptable que realmente podamos hacer.

El psicólogo Les Carter ha observado que para que podamos perdonar, debemos apreciar la humildad como una virtud y no como una debilidad. Ser humildes no es renunciar a nuestros derechos, sino preservar el autocontrol bajo provocación. La humildad está enfocada en los demás, pero también reconoce las necesidades, deficiencias y fortalezas de uno. Cuando hablamos asertivamente pero con dulzura, será con el entendimiento de que otros aún pueden optar por estar en desacuerdo. Nos comprometemos a una mejora de por vida mientras nos damos cuenta de que nunca tendremos una vida libre de problemas. Vemos nuestra ira malsana por lo que es: autodestructiva y perjudicial para los demás.

Evita Cinco Trampas al Procesar tu Ira

Mentiras Benevolentes

La mentira benévola (como decir que no nos importa prestar nuestro rototiller a alguien cuando realmente lo hacemos) puede llevarnos a tener una ira inapropiada. Una esposa tolera en silencio la ausencia de su esposo adicto al trabajo en la cena. Él no detecta la llanura en su «ok» cuando llama a casa por cuarta vez en una semana, diciéndole que tiene que terminar un informe. Ella adopta una actitud derrotada cuando puede decir algo como: «Ok, cariño, pero ¿qué tal nuestra cita que habíamos planeado para esta noche?»

Agresión

La agresión nunca es una buena respuesta a la ira, ya que daña las relaciones. Su intención es infligir dolor o presionar a los demás. La voz contundente, y fuerte de la agresión directa revela que yo también estoy contribuyendo al problema y pasando por alto los sentimientos de los demás mientras me enfurezco, culpo, discuto, critico o exploto. Abatir trágicamente enajena a los amigos y posibles amigos, lo que limita las valiosas ideas y la información que podrían compartirse.

Agresión Pasiva

En la ira agresiva pasiva, la persona enojada se venga de maneras pasivas o indirectas que probablemente no serán reconocidas por la persona a quien se dirige la ira. Podríamos cotillear sobre un problema, o postergar hacer un proyecto que afecte al delincuente, negarnos a cooperar o «accidentalmente» cerrar las puertas. La lectura de la mente es una distorsión cognitiva que alimenta el comportamiento pasivo agresivo. La persona pasiva agresiva se vuelve aún más resentida porque sus pistas no se interpretan bien. (De hecho, podría ser que sus pistas sean difíciles de leer.) El diálogo real se sabotea porque las razones de nuestra ira no se expresan claramente.

Ira Reprimida

Mantener la ira dentro (ira reprimida) golpea cualquier relación genuina y honesta. No elimina la ira, solo la esconde. Las personas que reprimen la ira de esta manera suelen ser muy conscientes o preocupadas por su imagen. La ira reprimida no es ira controlada. La curación siempre requiere honestidad de nuestra parte. Tanto la represión inconsciente como la supresión intencional intensifican el dolor y no permiten la posibilidad de explorar una solución. Siempre es aconsejable darnos algo de tiempo para procesar la ira. Sin embargo, ese procesamiento no debería continuar indefinidamente.

Almacenamiento

Nunca es saludable acumular ira. El almacenamiento solo agrava el dolor y retrasa la curación.

Seis Respuestas Poderosas

A continuación, queremos considerar respuestas saludables a la ira. El psicólogo David Augsburger describe cinco respuestas que podemos tener cuando nos sentimos enojados.3 La madurez emocional utilizará la mejor opción para todos los involucrados en un conflicto, sabiendo que cada alternativa puede ser apropiada en varias ocasiones. Desafortunadamente, cada opción también puede ser peligrosa a veces.

¡Renuncio!

«Saldré». Esto es apropiado bajo abuso físico o verbal constante. Pero consentido demasiado, promueve una actitud que evita todos los obstáculos. Esta respuesta arroja las posibles ideas que podemos compartir con los demás. También construye barreras de aislamiento en lugar de puentes de comprensión cálida.

Cedo

«Me rendiré». Esto es útil e incluso curativo cuando solo intervienen gustos e inclinaciones. Esta respuesta puede transmitir: «Realmente me preocupo lo suficiente como para sacrificar mis preferencias por la unidad que estamos tratando de lograr». Sin embargo, si este enfoque se usa de manera consistente, terminamos siendo felpudos.

Me comprometo

«Te encontraré a mitad de camino». El compromiso puede ser creativo o desastroso. Las respuestas de ganar-ganar suelen ser útiles. “Aquí nuevamente debemos aclarar los asuntos involucrados en el compromiso, ya sea orgullo, tiempo, gustos o principios y direcciones dadas por Dios. Es bueno comprometer lo primero, pero nunca lo segundo. Como observa Augsburger: “Cuando comenzamos con una decisión de compromiso, corremos el riesgo de que mi mitad de la verdad añadida a su mitad no nos dé toda la verdad y nada más que la verdad. Podemos tener dos medias verdades o la combinación puede producir toda una falsedad. ¡Un elefante tiene más de cuatro patas, una trompa y una cola! Solo cuando nos preocupamos lo suficiente como para lidiar con la verdad podemos probar, volver a probar, refinar y tal vez encontrar más a través de nuestro trabajo en serio «.

Ocasionalmente podríamos pasar por alto la transgresión. No todo tiene que ser corregido todo el tiempo.

La Distancia Puede Ayudar

Me gustaría agregar otra opción. A veces, la distancia física y / o psicológica del delincuente nos permite recuperar nuestro equilibrio y compostura. También puede ayudarnos a tener una mirada objetiva. Supongamos, en aras de la ilustración, que su psique es como una mansión del sur con una gran superficie cercada. Algunas personas que no permitirías en tu propiedad. Otros que puedes permitir en el porche. Unos pocos permitirías entrar a la sala de estar, y aún menos a la cocina. La intimidad entre dos miembros de la raza humana depende de las respuestas del otro. La confianza despierta la confianza. Cualquier relación cercana, honesta e íntima durará si dos personas pueden perdonarse mutuamente y son buenas para perdonar. Hasta cierto punto, puedes elegir el grado de intimidad que deseas con un amigo. A veces, también puede perdonar, renunciar o degradar la intimidad de la relación.

Confrontar VS Cuidar

Augsberger sugiere que hagamos más que confrontar. «Me importa lo suficiente como para confrontar», dice, «me importa nuestra relación. Siento profundamente los problemas y la amistad en juego. Quiero escuchar tu opinión y poder expresar claramente la mía. Confío en ti para compartir mis sentimientos honestos. Quiero que confíes en mí con los tuyos.

El cuidado se basa en dos ingredientes necesarios para cualquier relación significativa: respeto y honestidad. La atención invita al cambio pero no lo exige. Ofrece atención, empatía y apoyo al tiempo que comparte críticas constructivas. A través de la atención, evalúo las fortalezas del otro y también reconozco sus defectos.

Al confrontar me preocupo por la otra persona, reconozco mis fortalezas y debilidades y estoy abierto cuando aclaro mis propios puntos de vista, dándome cuenta de mis fallas en la comunicación y mi motivo oculto. Me veo a mí mismo y a la otra persona con la oportunidad de crecer más plenamente. Estoy dispuesto a compartir mis observaciones e invitarlo a compartir las suyas también. Después de dialogar, tal vez pueda llegar a una conclusión final.

Como me importa, intentaré programar esta oportunidad en un momento conveniente para ambas partes, cuando ambos estemos alertas, relajados y en nuestro mejor momento. Limitaré la sesión a solo un área de preocupación, para evitar un intercambio de ojo por ojo. Centraré la conversación en la acción que me ofendió y en ideas, información y alternativas que promoverán la comprensión mutua y la resolución de problemas, en lugar de asignar culpas. Puedo aceptar que el delincuente podría estar en una etapa de crecimiento diferente a la que estoy actualmente e intentaré apreciarlo y reafirmar su valía a pesar de eso.

El Poder Curativo del Perdón

Hay una última cosa importante que debemos considerar: el poder curativo del perdón. El perdón dice: “Me has lastimado profundamente. Creo que también te has dañado con tu mal comportamiento. Pero te amo, y estoy dejando de lado este asunto. No guardaré rencor ni trataré de desquitarme. Te deseo lo mejor y oro por tu bienestar. Seguiré adelante con mi libre albedrío y elegiré perdonarte. Espero que también puedas perdonarte a ti mismo».

El perdón nos deja pacíficos, tranquilos y positivos. También beneficia nuestra salud. Guardar rencor afecta negativamente a los sistemas cardiovascular y nervioso. En un estudio, las personas que se centraron en un rencor personal tenían presión arterial y frecuencia cardíaca elevadas, así como una mayor tensión muscular y sentimientos de tener menos control. Cuando se les pidió que imaginaran perdonar a la persona que los había lastimado, los participantes dijeron que se sentían más positivos y relajados.4

El perdón no necesariamente implica que debemos, en cada situación, confiar de nuevo o permitir circunstancias que permitan la continuación o la repetición de un comportamiento deshonesto o abusivo.

Las ocasiones para respuestas de enojo de diversa gravedad son la experiencia de todos, pero pueden convertirse en peldaños para una comprensión más clara de nosotros mismos y de los demás, mejores relaciones y un carácter más noble.

© 2020, Wildwood Sanitarium. All rights reserved.

Disclaimer: The information in this article is educational and general in nature. Neither Wildwood Lifestyle Center, its entities, nor author intend this article as a substitute for medical diagnosis, counsel, or treatment by a qualified health professional.

Sources

  1. Kruk, Ronald. Hackwaw Ridge: The True Story of Desmond Doss. CreateSpace Publishers. May 2017.
  2. Millard, Arthur. “Beautiful Upon the Mountains” in Joe L. Wheeler’s My Favorite Courage Stories. Pacific Press. 2017
  3. Augsburger, David. Caring Enough to Confront. Regal Book Ventura, California, , 1981.
  4. Mayo Clinic. «Learning To Forgive May Improve Well-Being.». ScienceDaily, 4 January 2008. https://www.sciencedaily.com/releases/2008/01/080104122807.htm.

Visit Us

435 Lifestyle Ln
Wildwood, GA 30757

Follow Us

Copyright 2019 Wildwood

Pin It on Pinterest